Cómo limpiar una silla de montar

Los mejores consejos para limpiar la montura de caballo:

Vas a necesitar:

1) Esponja
2) jabón de glicerina 
3) Betún
4) Agua
5) Trapo
6) Balde
7) Cepillo

Pasos a seguir para limpiar la montura:
Quitar la cincha, el sudadero, los estribos y las aciones. Limpiar la montura con un trapo húmedo para eliminar la suciedad y el sudor. Enjabonar toda la montura. 
El equipo se ha de limpiar, enjabonar y engrasar con aceite de pata de buey o una preparación especial para cuero.
Las cinchas de cuero, necesitan una buena limpieza con jabón, mientras que las de tela, con un cepillo duro basta. Finalmente los sudaderos y las mantillas deben cepillarse o lavarse con un detergente suave.

Después de horas de montar por planicies polvorientas y largas veredas agrestes, la tierra se puede meter en cada rincón de tu silla. Pero, no es nada que no puedas sacar con un poco de trabajo.

Pasos

1) Moja una esponja en una cubeta con agua tibia.

2) Exprime la esponja hasta que este húmeda y limpia tu silla y tus arreos. (Esto permite que los poros del cuero de la silla se abran para poder limpiar y acondicionar tu silla y arreos bien cuando apliques jabón para sillas).

3) Pasa la barra de jabón para cuero por la esponja para que empiece a salir la espuma.

4) Aplica el jabón en el cuero desde arriba hacia abajo, por las partes del revés, y por todas partes. Esto te tomara un poco de trabajo y es posible que te duela la mano cuando termines, pero el resultado es una silla limpia y suave lista para una exhibición.

5) Limpia TODA la espuma de la silla con un trapo seco.

6) ¿Todavía hay algo de tierra pegada por ahí? Un cepillo de dientes será la solución. Haz un poco de espuma con las cerdas y pásalo por todas las grietas y lugares difíciles de alcanzar. Sí, este método puede que sea trabajoso y te lleve bastante tiempo, pero con una simple limpieza con esponja y jabón, aunque sea solo una vez al mes, veras la diferencia.

7) Ya que estas cubierto de espuma y quieres que tu silla se vea como nueva, ¿porque no pulirla un poco? Un abrillantador y acondicionador suavizará el cuero, y hará que se vea como el día que la compraste.

8) Normalmente puedes limpiar todas la superficies que no sea de cuero de la silla con un trapo húmedo, o a veces con un limpiador de alfombras.

Consejos

  • Recuerda asegurarte de que tu silla sea del tamaño adecuado para tu caballo periódicamente.
  • Limpiar tu silla regularmente tomo poco tiempo y hará que tu silla dure por más tiempo.
  • Hay varios tipos de jabones y acondicionadores para sillas: toallas húmedas, aerosoles, y en barra. Usa el que tú prefieras.

Advertencias

  • Lee la etiqueta. Algunos tipos de jabón tienen que dejarse actuar por un tiempo, algunos se tienen que quitar antes que se sequen.
  • El jabón para sillas puede secar el cuero, así que trata de usar un jabón que también sea acondicionador más a menudo. Usa el jabón para sillas cuando esté bastante sucia. También puedes usar un trapo húmedo para limpiar la tierra antes de usar el jabón y acondicionador.
  • Algunas superficies de la silla no se pueden limpiar con jabón, tienes que usar limpiadores alternativos. El jabón para sillas puede dañar estas partes.
  • Puedes limpiar tu freno y otros arreos de cuero de la misma manera que limpias la silla, pero asegúrate de NO usar el jabón para cuero en la mordida. Si cae algo en ella por accidente !límpiala inmediatamente¡

Consejos de mantenimiento de la silla de montar

Junto con el caballo, la montura es posiblemente el elemento más importante para un buen jinete, por lo que mantenerla en buen estado es primordial para alargar su vida siendo tan funcional y vistosa como el día en que se adquirió.

Aunque lo más importante es el sentido común y hacer un buen uso, nunca vienen mal algunos consejos demantenimiento de la silla de montar: 

Es importante guardar la silla en un lugar cerrado sin que esté expuesta ni al frío ni al calor excesivo. También es vital que no le caiga agua o esté en un sitio con humedad. Si tenemos mucha humedad en invierno, sería conveniente cubrirla con un paño grueso o colocarla de vez en cuando en un lugar donde haya calefacción; la humedad es el gran enemigo del cuero.

La montura se debe colocar sobre un reposa sillas acorde a su tamaño. Con este gesto ayudaremos a que no se deforme.

Siempre después de la monta, limpiar bien las partes que más contacto tienen con el caballo con un paño y jaboncillo a fin de quitarle el polvo y restos de sudor. El sudor reseca mucho el cuero.

Cada cierto tiempo (más o menos una vez al mes) es necesario nutrir la piel de la montura. Para ello un bálsamo  es lo ideal, que se introduce rápidamente en el cuero, procurando siempre eliminar el exceso.

Si está excesivamente sucia se puede limpiar con una esponja natural y jabón neutro, teniendo en cuenta que tiene que secar completamente antes de aplicarle aceite para nutrirla. Si se puede desarmar la montura, con cuidado eliminaremos la suciedad de todos los recovecos.

Una vez al mes debemos limpiar las partes de hierro, hebillas, estribos y resto de herrajes para prevenir que se oxiden. Si ya tienes alguna zona con un poco de óxido lo mejor es acudir a un taller de guarnicionería para que lo eliminen y engrasen adecuadamente.

Tanto la zalea como la manta estribera se deben proteger con un antipolillas; si hay mucha humedad es común la aparición de estos insectos que atacan brutalmente a la lana.

Debemos asegurarnos que todas las partes, sobre todo las que están en contacto con el caballo, están en perfecto estado. Además de alargar la vida de la montura, nos aseguramos de que el animal estará confortable y no sufra rozamientos u otros daños y molestias.

Siguiendo estos consejos, podemos garantizar una silla de montar durante mucho más tiempo, lo que nos hará ahorrar mucho dinero y sobre todo no tener que buscar una montura nueva si ya estamos contentos con la que tenemos actualmente.

Si la silla de caballo tiene verdaderos desperfectos que hacen imposible su uso, es aconsejable contar con un profesional que pueda reparar una montura. Utilizar una en mal estado, además de perder en funcionalidad, puede producirnos dolor en la espalda y hacer que nuestro caballo rehúse a ser ensillado y montado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: